18 Donde no hay visión, el pueblo se desenfrena, pero bienaventurado es el que guarda la ley.