20 ¿Ves a un hombre precipitado en sus palabras? Más esperanza hay para el necio que para él.