22 El hombre airado suscita rencillas, y el hombre violento abunda en transgresiones.