11 Hijo mío, no rechaces la disciplina del SEÑOR ni aborrezcas su reprensión,