28 No digas a tu prójimo: Ve y vuelve, y mañana te lo daré, cuando lo tienes contigo.