31 No envidies al hombre violento, y no escojas ninguno de sus caminos;