28 Sus hijos se levantan y la llaman bienaventurada, también su marido, y la alaba diciendo: