10 no sea que se sacien los extraños de tus bienes, y tu esfuerzo vaya a casa del extranjero;