29 Así es el que se llega a la mujer de su prójimo; cualquiera que la toque no quedará sin castigo.