32 Ahora pues, hijos, escuchadme, porque bienaventurados son los que guardan mis caminos.