36 Pero el que peca contra mí, a sí mismo se daña; todos los que me odian, aman la muerte.