7 Porque mi boca proferirá la verdad, abominación a mis labios es la impiedad.