8 No reprendas al escarnecedor, para que no te aborrezca; reprende al sabio, y te amará.