7 pues como piensa dentro de sí, así es. El te dice: Come y bebe, pero su corazón no está contigo.
8 Vomitarás el bocado que has comido, y malgastarás tus cumplidos.
9 No hables a oídos del necio, porque despreciará la sabiduría de tus palabras.
10 No muevas el lindero antiguo, ni entres en la heredad de los huérfanos,
11 porque su Redentor es fuerte; El defenderá su causa contra ti.
12 Aplica tu corazón a la instrucción y tus oídos a las palabras del conocimiento.
13 No escatimes la disciplina del niño; aunque lo castigues con vara, no morirá.
14 Lo castigarás con vara, y librarás su alma del Seol
15 Hijo mío, si tu corazón es sabio, mi corazón también se me alegrará;
16 y se regocijarán mis entrañas cuando tus labios hablen lo que es recto.
17 No envidie tu corazón a los pecadores, antes vive siempre en el temor del SEÑOR;