4 No respondas al necio de acuerdo con su necedad, para que no seas tú también como él.
5 Responde al necio según su necedad, para que no sea sabio ante sus propios ojos.
6 Se corta los pies y bebe violencia el que envía recado por mano de necio.
7 Como las piernas que penden del lisiado, así es el proverbio en boca de los necios.
8 Como el que ata la piedra a la honda así es el que da honor al necio.
9 Como espino que se clava en la mano de un borracho, tal es el proverbio en boca de los necios.
10 Como arquero que a todos hiere, así es el que toma a sueldo al necio o a los que pasan.
11 Como perro que vuelve a su vómito es el necio que repite su necedad.
12 ¿Has visto a un hombre que se tiene por sabio? Más esperanza hay para el necio que para él.
13 El perezoso dice: Hay un león en el camino; hay un león en medio de la plaza.
14 Como la puerta gira sobre sus goznes, así da vueltas el perezoso en su cama.