21 Pues aunque conocían a Dios, no le honraron a como a Dios ni le dieron gracias, sino que se hicieron vanos en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido.