1 Aceptad al que es débil en la fe, pero no para juzgar sus opiniones.