3 El que come no menosprecie al que no come, y el que no come no juzgue al que come, porque Dios lo ha aceptado.