21 Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo la ley de que el mal está presente en mí.