5 Por tanto, no se sostendrán los impíos en el juicio, ni los pecadores en la congregación de los justos.