4 El impío, en la altivez de su rostro, no busca a Dios. Todo su pensamiento es: No hay Dios.