25 Desde la antiguedad tú fundaste la tierra, y los cielos son la obra de tus manos.