4 Mi corazón ha sido herido como la hierba y se ha secado, y hasta me olvido de comer mi pan.