8 Se levantaron los montes, se hundieron los valles, al lugar que tú estableciste para ellos.