40 Entonces se encendió la ira del SEÑOR contra su pueblo, y El aborreció su heredad.