25 Pues El habló, y levantó un viento tempestuoso que encrespó las olas del mar.