26 Subieron a los cielos, descendieron a las profundidades, sus almas se consumían por el mal.