1 ¡Aleluya! Daré gracias al SEÑOR con todo mi corazón, en la compañía de los rectos y en la congregación.
2 Grandes son las obras del SEÑOR, buscadas por todos los que se deleitan en ellas.
3 Esplendor y majestad es su obra, y su justicia permanece para siempre.
4 Ha hecho sus maravillas para ser recordadas; clemente y compasivo es el SEÑOR.
5 Ha dado alimento a los que le temen; recordará su pacto para siempre.
6 Ha hecho conocer a su pueblo el poder de sus obras, al darle la heredad de las naciones.
7 Las obras de sus manos son verdad y justicia, fieles todos sus preceptos.
8 Son afirmados para siempre jamás, ejecutados con fidelidad y rectitud.
9 El ha enviado redención a su pueblo, ha ordenado su pacto para siempre; santo y temible es su nombre.
10 El principio de la sabiduría es el temor del SEÑOR; buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos; su alabanza permanece para siempre.