4 Los montes saltaron como carneros, y los collados como corderitos.