18 Pero nosotros bendeciremos al SEÑOR desde ahora y para siempre. ¡Aleluya!