2 Porque a mí ha inclinado su oído; por tanto le invocaré mientras yo viva.