102 No me he desviado de tus ordenanzas, porque tú me has enseñado.