132 Vuélvete a mí y tenme piedad, como acostumbras con los que aman tu nombre.