153 Mira mi aflicción y líbrame, porque no me olvido de tu ley.