173 Pronta esté tu mano a socorrerme, porque tus preceptos he escogido.