33 Enséñame, oh SEÑOR, el camino de tus estatutos, y lo guardaré hasta el fin.