38 Confirma a tu siervo tu palabra, que inspira reverencia por ti.