52 Me acuerdo de tus ordenanzas antiguas , oh SEÑOR, y me consuelo.