93 Jamás me olvidaré de tus preceptos, porque por ellos me has vivificado.