8 Nuestro socorro está en el nombre del SEÑOR, que hizo los cielos y la tierra.