7 Entremos a sus moradas; postrémonos ante el estrado de sus pies.