24 y nos rescató de nuestros adversarios, porque para siempre es su misericordia.