8 Oh hija de Babilonia, la devastada, bienaventurado el que te devuelva el pago con que nos pagaste.