20 Porque hablan contra ti perversamente, y tus enemigos toman tu nombre en vano.