3 SEÑOR, pon guarda a mi boca; vigila la puerta de mis labios.