13 Levántate, SEÑOR, sal a su encuentro, derríbalo; con tu espada libra mi alma del impío,