28 Tú enciendes mi lámpara, oh SEÑOR; mi Dios que alumbra mis tinieblas.