36 Ensanchas mis pasos debajo de mí, y mis pies no han resbalado.