40 También has hecho que mis enemigos me vuelvan las espaldas, y destruí a los que me odiaban.