6 Pues le haces bienaventurado para siempre; con tu presencia le deleitas con alegría.